El Dr. Adolfo Ignacio Calderón se presentó en el XXIII Coloquio en Educación Superior y Gobernanza Universitaria (CESGU) organizado por el equipo de PRIGO de la Universidad.

 

Resultados de sus investigaciones sobre la evolución que han tenido los rankings universitarios en la última década en Brasil, expuso el académico de la Pontificia Universidad Católica de Campinas, Dr. Adolfo Ignacio Calderón en el XXIII Coloquio en Educación Superior y Gobernanza Universitaria (CESGU) organizado por el Programa de Investigación sobre Gobernanza e Inclusión Organizacional (PRIGO).

El doctor en Ciencias Sociales por la Pontificia Universidad Católica de Sao Paulo, Brasil, con posdoctorado en Ciencias de la Educación por la Universidad de Coímbra, Portugal, es desde hace varios años parte del equipo de PRIGO que lidera el académico de la Universidad Dr. Francisco Ganga Contreras, aportando principalmente con una visión desde Brasil de los gobiernos universitarios.

“Con el Dr. Francisco Ganga venimos desde hace varios años realizando trabajos de investigación en conjunto, principalmente desde una perspectiva comparativa entre Brasil y Chile sobre los ránquines académicos, de qué manera las universidades los usan, los desempeños institucionales, y las implicaciones principalmente en la gobernanza universitaria”, expresó el investigador que también se desempeña en el área de Productividad Científica del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones de Brasil.

XXIII CESGU

En el XXIII Coloquio en Educación Superior y Gobernanza Universitaria (CESGU) el Dr. Calderón presentó algunos resultados de sus investigaciones principalmente cómo Brasil ha pasado por una transición en el uso de los rankings universitarios, desde su función como herramientas de marketing y fortalecimiento institucional hace una década hasta ser utilizados como verdaderas herramientas de gobernanza universitaria hoy en día.

“Esta transición se realiza en un espacio muy corto de tiempo, de no más de una década. Nos muestra el poder que los ránquines académicos nacionales e internacionales están teniendo como mecanismo de regulación de los sistemas de educación superior y por qué las universidades se fascinan por estar entre las mejores del país o de América Latina”, sostiene.

Agrega que “esto provoca que las universidades se formulen un sello de calidad bastante estricto, por los indicadores con los que trabajan los rankings. Este sello de calidad provoca que las instituciones puedan competir, capten más estudiantes, más financiamiento para investigaciones y que también amplíen los servicios educacionales, es decir, son elementos que acaban dinamizando los mercados de educación superior”.

Asimismo, aclara que también hay críticas a los rankings universitarios. “Existen los más diversos tipos de rankings y también hay universidades diversas, por tanto, a pesar de algunas críticas que se hacen a los rankings me parece que su principal contribución es la información transparente y que realizan una especie de control social a través de los usuarios de los servicios educacionales. Además, las familias tienen referencias de cuáles son los centros más adecuados de acuerdo con sus necesidades, sus condiciones financieras y su ubicación para que sus hijos accedan o puedan optar por determinados estudios”.

Por otro lado, precisó que es necesario hacer una diferenciación e interpretación de los rankings “porque dependiendo del tipo de ranking se pueden establecer relaciones entre universidades con perfiles diferentes. Por ejemplo, son pocas las universidades con excelencia en investigación científica y algunos ránquines difícilmente van a impactarlas y tampoco eso significa que sean malas universidades, simplemente tenemos que medirlas de acuerdo a determinadas reglas”.

Finalmente, reconoció que algunos rankings son frágiles “porque no consiguen captar la riqueza de la heterogeneidad y la diversidad de las actividades universitarias, principalmente a lo que se refiere a impacto social”.

Fuente: ulagos.cl

Este articulo ha sido leído369veces!